Navigation bar

What’s New?
¿Es el carácter de Jesucristo consistente con sus grandes declaraciones?


Vea esta página en: inglés (English)

Un detalle muy importante que no puede ignorarse es lo que Jesús dice sobre si mismo. ¡El hecho es que sus declaraciones sobre si mismos son asombrosas! Si la Biblia es correcta, Jesús se teje por encima y se aparta de todas las demás figuras en la historia. Nadie más con una onza de cordura alguna vez dijo declaraciones tan altas como las que él hizo.

Jesus before Pilate by Tintoretto

Sus demandas…

  • Él aceptó culto (Mateo 14:33, Juan 20:28)

  • Él se atribuyó el derecho a perdonar los pecados de otros seres humanos; un privilegio que aún los judíos entendían como reservado al Dios todopoderoso (Lucas 5:20f)

  • Él proclamó ser capaz de muchas cosas milagrosas

  • Jesús les dijo "De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, Yo soy." (Juan 8:58)

  • Después aclaró esto diciendo, "yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30). Esta declaración incitó a ciertos grupos a conspirar su muerte (John 5:18, 10:30-33).

  • Es significativa, la amplia serie de escritores del Nuevo Testamento que hablan de Uno nacido en un establo de Belén de a José y María como nada menos que el Creador del universo (Juan 1:1-3,14; Colosenses 1:15-17; Hebreos 1:2-3; Hechos 3:15; Efesios 4:10) y que los ángeles le rinden culto a Él (Hebreos 1:6-7).

En resumen, la declaración del Nuevo Testamento es que Jesús es Dios, el Hijo Eterno que se volvió humano en el cumplimiento del tiempo (Galatians 4:4, Philippians 2:5-ll).

¿ERA JESÚS UN MENTIROSO? ¿O ENGAÑADOR?

¿Qué se debe hacer con tales declaraciones asombrosas? Está claro que las implicaciones de estas aserciones son demasiado enormes para simplemente dejar de lado. De hecho, las opciones ante nosotros son sorprendentemente pocas. C.S. Lewis, ex intelectual agnóstico que se volvió creyente, ha establecido las tres opciones básicas con claridad cristalina:

"Yo estoy intentando prevenir que cualquiera diga las cosas verdaderamente tontas que las personas dicen a menudo sobre Él, 'yo estoy dispuesto a aceptar a Jesús como un gran maestro moral, pero no acepto su aseveración de ser Dios.' Ésa es la clase de cosa que no debemos decir. Un hombre que fuera meramente un hombre y dijera la clase de cosas que Jesús dijo no sería un gran maestro moral. Él sería un loco--al mismo nivel que el hombre que dice ser un huevo cocido--o sería el diablo del infierno. Usted debe elegir una opción. O este hombre era, y es, el Hijo de Dios; o un loco o algo peor."[1]

Aunque el engaño, en forma de auto-engaño o como una exhibición fraudulenta ante sus seguidores, es una posibilidad teórica, es de notar que muy pocos escépticos alguna vez han tomado esta línea de ataque. La razón es que la evidencia disponible sobre Jesús apunta en la dirección opuesta.

Por ejemplo, la enseñanza de Jesucristo revela una profundidad asombrosa, y Sus principios morales mostraron un aborrecimiento de todos las formas de deshonestidad. De hecho, la opinión casi unánime con respecto a Jesús de Nazaret es que él era una persona de carácter extraordinario. Su atractivo ha alcanzado atravesando cada clase social y cultura. Y Su carácter ha sido uno que ha alzado a innumerables seguidores a un nuevo plano de vida. No hay ni una pista en el Nuevo Testamento de que Jesús fuera una persona menos-que-nivelada. Más bien, él ejemplificó fuerza y virtud. Como el estudioso judío, Joseph Klausner reconoció,

"Cristo enseñó el más puro y sublime sistema ético… uno que arroja los mandatos morales y máximas de los hombres más sabios de la historia a lo profundo de la sombra.[2]

Este retrato no es meramente el producto de un salvaje fervor imaginativo desbocado. La santidad real es imposible de inventar para los individuos o para las comunidades.[3] Por lo general tal propósito da como resultado un retrato perverso en dónde se exageran ciertas cualidades al extremo, mientras se omiten otros rasgos esenciales. La santidad genuina sólo es finalmente reconocible después de un encuentro con la sorprendente persona de Jesús de Nazaret. Su vida realmente demolió todos los estereotipos de ese término.

Yo lo invito a hacer su propia lectura de los Evangelios sólo en caso de que usted haya estado confiando en información defectuosa y de segunda mano sobre Jesús. Muchas personas se sorprenden para descubrir que el Jesús que realmente encontramos en los evangelios no se parece a la caricatura "manso-y-apacible" que previamente tenían de Él. H.G. Wells, por ejemplo, a pesar de ser un antagonista firme de la Cristiandad, admitió sobre Jesús que él era una "persona superior" que era "demasiado grande para Sus discípulos."[4] y el critico y dramaturgo Dorothy Sayers pinta el siguiente retrato de Él: :

"Somos nosotros [en nuestra generación] quiénes hemos cortado las garras del león de Judá… Él enfáticamente no era un hombre embotado en Su tiempo de vida-humana. Se ha dejado a las postreras generaciones el esbozar esa arrasadora personalidad… Las personas que colgaron a Cristo nunca, para hacerles justicia, lo acusaron de ser un aburrido--al contrario, ellos lo consideraron demasiado dinámico como para estar seguro."[5]


LAS REFERENCIAS Y NOTAS A PIE DE PÁGINA

  1. C.S. Lewis, Mere Christianity (New York: Macmillan, 1952), pp. 55-56. [up]

  2. Joseph Klausner como es citado en Josh McDowell, editor, Evidence that Demands a Verdict (San Bernardino, California: Campus Crusade for Christ, 1972), p. 133. [up]

  3. C.F.D. Moule, The Phenomenon of the New Testament (SCM Press, 1967). "Es bastante difícil para cualquiera, incluso un consumado amo de escritura imaginativa, crear un cuadro de una profundamente pura, buena persona, que se mueve… en un ambiente impuro, sin hacerlo un, gazmoño o una clase de santo de yeso. ¿Cómo es que, a través de todas las tradiciones del Evangelio [nosotros encontramos]… el retrato firmemente dibujado de un joven atractivo que se mueve libremente entre mujeres de todas las clases, incluso las contundentemente desacreditadas, sin un rastro de sentimentalismo, innaturalidad, o mojigatería y aún, en cada punto, mantiene una simple integridad de carácter?" (pp. 63-64) [up]

  4. H.G. Wells, Outline of History, Vol. 2 (Garden City Books, 1920), pp. 425-426. [up]

  5. Dorothy Sayers, The Whimsical Christian: Eighteen Essays (New York: Macmillan, 1978), p. 14. [up]

[ Si esta información le ha sido de ayuda, le rogamos que, en oración, considere la posibilidad de efectuar un donativo para ayudar a sufragar los gastos derivados del mantenimiento de este servicio que tiene como propósito edificar su fe y la de su familia. Los donativos son deducibles de la declaración de impuestos. ]

Traducción: Joyner
Autor: Rev. Gary W. Jensen, M.Div. Editor: Paul S. Taylor, Films for Christ. Provisto Films for Christ.
Copyright © 1998, Todos los Derechos Reservados - excepto como establecido en "Uso y Derechos de copia" (“Usage and Copyright”) que le permite a los usuarios de ChristianAnswers.Net amplios derechos para poner a trabajar esta página en sus hogares, tesimonio personal, iglesias y escuelas.

Go to Films for Christ

ChristianAnswers.Net/spanish
Christian Answers Network
PO Box 1167
Marysville WA 98270-1167        

ChristianAnswers.Net
CAN Home
Shortcuts
Christian Answers Network PÁGINA PRINCIPAL y DIRECTORIO
Go to index page